Principios que rigen a las concesiones administrativas


Principios que rigen a las concesiones administrativas

Principios que rigen a las concesiones administrativas

I.- La capacidad jurídica del concesionario, misma que se integra de dos aspectos conocidos como la de goce y de ejercicio que debe tener el concesionario. La capacidad de goce se adquiere desde que una persona física es concebida y termina con la muerte, por su parte, la capacidad del ejercicio se adquiere con la mayoría de edad y se puede perder con la incapacidad física o mental, por lo que se llama estado de interdicción.

II.- La capacidad técnica del concesionario, puede ser personal y material, la primera se refiere a que el concesionario debe tener la preparación y los conocimientos necesarios para poder explotar la concesión, de preferencia que sea un especialista en la materia.

III.- La capacidad financiera, se refiere a que las personas que adquieren una concesión tengan el dinero suficiente y los recursos materiales necesarios para poder explotar la concesión, para comprar todo el equipo y maquinaria de trabajo que reclame el acto de la concesión, para pagar los sueldos de empleados, los tributos y demás gastos que se lleguen a presentar con ese motivo

IV.- Plazo, se refiere al tiempo de duración de la concesión, el que generalmente es determinado de conformidad con las leyes y reglamentos respectivos.

V.- Limitaciones sobre algunas materias, por mandato legal se ha prohibido otorgar concesiones  para explotar petróleo y demás hidrocarburos; sobre producción, generación y distribución de energía eléctrica, minerales radioactivos, y hay prohibiciones para extranjeros en las materias relativas a aguas nacionales, minas, transporte terrestre, radio y televisión; así mismo se incluye a las áreas estratégicas del desarrollo nacional que están reservadas al gobierno federal como: correos, telégrafos, radiotelegrafía, la comunicación vía satélite y petroquímica básica.

VI.- Derechos del concesionario. Nacen y se generan con el acto de la concesión. Tratándose de la prestación de un servicio público debe establecerlo y explotarlo y de alcanzar un beneficio personal; en relación a bienes del estado, el de explotarlos, utilizarlos o apropiárselos conforme al régimen jurídico a que están sujetos.

VII.- Como obligaciones conducentes al concesionario, ante todo deben ejercitarse personalmente los derechos derivados de la concesión; no trasferir, enajenar o gravar esos derechos; contar con todos los elementos financieros materiales y técnicos necesarios para explotar correctamente el objeto de la concesión; pagar los impuestos, derechos y demás contribuciones respectivas; no contrariar las leyes reglamentos conducentes.

VIII.- Tarifas, se refieren al precio que paga el usuario por los servicios públicos concesionados que se le prestan, mismas que son obligatorias para el concesionario y el usuario, o sea que deben respetarse por ambas partes y son fijadas por el estado, tomando en cuenta bases técnicas, sociales, económicas y políticas que vengan a beneficiar a los usuarios  y a los propios concesionarios, así como al estado conforme a las leyes.


One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *