Elementos del Tipo penal

By | 11 marzo, 2011 | 1 Comentarios

ELEMENTOS DEL TIPO PENAL

tipo penal

1.- Elementos Objetivos:

Por tales debemos entender aquellos susceptibles de ser apreciados por el simple conocimiento y cuya función es describir la conducta o el hecho que pueden ser materia de imputación y de responsabilidad penal.

Aun que el núcleo del tipo lo constituye la acción u omisión trascendentes para el derecho, expresado generalmente por un verbo y excepcionalmente por un sustantivo, son igualmente elementos del tipo todos los procesos, estados, referencias, etc., conectadas a la conducta y que resultan modalidades de la misma cuando forman parte de la descripción legal:

a)      calidades referidas al sujeto activo. A veces el tipo establece determinada calidad al sujeto activo a la cual queda subordinada por así decirlo, la punibilidad de la acción bajo un concreto tipo delictivo. Ello excluye la posibilidad de ejecución de la conducta (acción u omisión) por cualquier sujeto y por tal razón se les a denominado delitos propios, particulares o exclusivos, para diferenciarlos de los delitos de sujeto común o indiferente, no debiéndolos confundir con los delitos de propia mano según la designación dada por Binding, los cuales excluyen la posibilidad de ser cometidos por persona distinta del autor, en atención a su especial naturaleza, como en el caso de la falsedad en declaraciones judiciales y en informes dados a una autoridad.

b)      Calidades referidas al sujeto pasivo. En otras ocasiones la ley exige determinada calidad en el sujeto pasivo, operándose el fenómeno de la ausencia del elemento típico cuando el sujeto no la reúne y por ende la impunidad de la conducta o del hecho en el especial ámbito del tipo concreto. Son calidades exigidas por la ley, en el sujeto pasivo, el ser ascendiente del autor del homicidio, en el delito previsto y sancionado, o bien descendiente del mismo hijo o cónyuge en el delito de abandono de deberes de asistencia familiar, etc.

c)       Referencias temporales y espaciales. La punibilidad de la conducta o del hecho queda a veces condicionada a determinadas referencias de tiempo y de lugar, de manera que la ausencia en el hecho de tales elementos del tipo trae como consecuencia la inexistencia de la tipicidad  de la acción u omisión.

d)      Referencias a los medios de comisión. Aun cuando por lo general el medio comisivo resulta indiferente, en ciertos casos la exigencia de la ley a al empleo de determinado medio lo hace esencial para integrar la conducta o para hacer operar alguna grabación de la pena.

e)      Referencias al objeto material. Hecha la distinción entre el objeto jurídico y material debe precisarse que en este inciso se hace referencia al sujeto pasivo sobre el cual recae la conducta, es decir el objeto material o corporal de la acción. Las referencias al objeto en los tipos penales son frecuentes: sellos, marcas, ponzones, cuños, troqueles, títulos al portador, documentos de crédito, etc.

2.- Elementos normativos:

Son presupuestos del “injusto típico” que solo pueden ser determinados mediante una especial valoración de la situación de hecho. Para nosotros forma parte de la descripción contenida en los tipos penales y se les denomina normativos por implicar una valoración de ellos por el aplicador de la ley. Tal valoración se reputa necesaria para poder captar su sentido pudiendo ser eminentemente jurídica, de acuerdo con el contenido iuris del elemento normativo, o bien cultural, cuando se debe realizar de acuerdo a un criterio extra-jurídico.

3.- Elementos subjetivos:

Los tipos contienen muy frecuentemente elementos subjetivos por cuanto están referidos al motivo y al fin de la conducta descrita, tales elementos dice Jiménez de Asua, exceden del mero marco de referencias típicas, pues su existencia es indudable estén o no incluidos en la definición del tipo cuando este los requiere. A estos elementos se les ha venido denominado elementos subjetivos del injusto.

Las distintas posiciones de los autores nos llevan a formular una síntesis de la doctrina, en la siguiente forma:

a)      Una corriente precisa que los elementos subjetivos pertenecen a la antijuricidad.

b)      Otra corriente ubica tales elementos en el ámbito de culpabilidad.

c)       Otro criterio mixto encuentra referencias en tales elementos, tanto la antijuricidad como la culpabilidad, debiéndose hacer la con vista a los tipos en particular.

Jiménez Asua, al establecer el deslinde de lo elementos de índole subjetiva, los separa así:

1)      Elementos que de modo indudable se refieren a la culpabilidad.

2)      Elementos ambivalentes respecto a la culpabilidad y a lo injusto.

3)      Elementos que al vincularse al fin originan los delitos de tendencia interna trascendente.

4)      Elementos que al referirse al móvil se ubican en la culpabilidad.

5)      Elementos de exclusiva referencia e lo injusto, como el animus lucrando en el robo y el animus iniuriandi en los delitos contra el honor.